12.1 C
Punta Arenas
jueves, 29/02/24

Desde los 45 años se debe comenzar a hacer exámenes para prevenir el cáncer colorrectal

En Chile se detectan más de 6.200 casos cada año.

Según cifras de Globocan, el 2020 se diagnosticaron en Chile más de 6.200 casos de cáncer colorrectal, incidencia similar entre hombres y mujeres. Estas cifras, lo ubican como el segundo de los tipos de cáncer más frecuentes en Chile, luego del de próstata y mama. Con respecto a la mortalidad, ocupa el segundo lugar luego del cáncer de pulmón. Esto se debe, en parte, a que muchos de los casos son diagnosticados en fases más avanzadas.

El colon y recto son órganos que se encargan de manejar los restos alimenticios que se deben eliminar. Esta función trae consigo un recambio frecuente de revestimiento interno del colon, lo que se conoce como mucosa, proceso que con el tiempo la hace susceptible de desarrollar lesiones.

Dentro de estas lesiones, las más comunes son los pólipos, que corresponden a crecimientos en la mucosa (pared) del colon y recto. Si bien suelen ser benignos, pueden dar paso a la formación de tumores malignos que son diagnosticados como cáncer colorrectal.

El Dr. Ricardo Silva, oncólogo del Centro de Cáncer de Clínica Universidad de los Andes, explica que “el riesgo de desarrollar cáncer colorrectal es determinado por factores ambientales y genéticos, siendo el más importante el envejecimiento, el 90% de estos casos se diagnostica en personas mayores de 45 años. También hay factores de riesgo ambientales preocupantes, por su poco control en la población general. Estos son la obesidad, tabaquismo, sedentarismo y el elevado consumo de alcohol y carnes rojas procesadas”.

El tratamiento depende de la etapa en que se encuentre la enfermedad.

En el caso de un cáncer colorrectal avanzado (metastásico) el tratamiento multimodal con
quimioterapia, anticuerpos monoclonales y, en casos muy seleccionados, inmunoterapia, busca como eje principal en mejorar la sobrevida y obtener buen control de síntomas con mínimos eventos adversos.

El Dr. Felipe Quezada, cirujano colorrectal de Clínica Universidad de los Andes, señala que “la prevención es fundamental, ya que la detección precoz de estas lesiones mediante exámenes permite detectar, remover y prevenir el desarrollo de este tipo de cáncer”.

Uno de estos exámenes es el test de sangre oculta en deposiciones, estudio simple y no invasivo que, a diferencia de la colonoscopía, que requiere una dieta y preparación por varios días, no necesita preparación.

Otra recomendación importante es llevar a cabo algunos cambios en el estilo de vida, como consumir frutas y verduras, por su alto contenido de fibra, disminuir alimentos procesados tales como carnes rojas y/o embutidos, realizar actividad física, y evitar el tabaco, entre otros.


Señales que debemos estar alertar para consultar a un especialista:
 Cambios persistentes en los hábitos intestinales, incluidos el estreñimiento, la diarrea o un cambio en la consistencia de las heces 
 Molestia abdominal persistente, como calambres, dolor o gases
 Sangrado rectal o en las heces
 Sensación de que el intestino no se vacía por completo
 Debilidad o fatiga
 Anemia
 Pérdida de peso sin causa aparente

Síguenos en

spot_img

Más noticias

Te puede interesar

Últimas noticias