5.1 C
Punta Arenas
jueves, 25/04/24

Pingüinos barbijo "se han reducido a menos de la mitad" por falta de alimento: estudio del Inach

Debido a que los cambios en el ambiente han disminuido el krill, principal fuente de comida.

Los pingüinos barbijo, durante su período reproductivo, se alimentan casi exclusivamente de kril. Pero, ¿qué ocurrirá con ellos si la disponibilidad de su principal alimento se ve afectada por las condiciones ambientales como el aumento de las temperaturas, reducción del hielo marino y una menor productividad marina?

Algunas respuestas están contenidas en un reciente estudio publicado en Scientific Reports, una de las revistas de ciencia más importantes del planeta, en donde participaron los investigadores del Departamento Científico del Instituto Antártico Chileno (INACH), Francisco Santa Cruz, Lucas Krüger y César Cárdenas, estos dos últimos también integrantes del Instituto Milenio Biodiversidad de Ecosistemas Antárticos y Subantárticos (BASE).

La importancia de este artículo radica en ser uno de los pocos trabajos que relaciona directamente la disponibilidad de alimento, los comportamientos de alimentación de un depredador marino (pingüino barbijo) y evaluación de parámetros ambientales. “Casi no existen estudios que vinculen de manera sincronizada el seguimiento satelital de depredadores marinos, abundancia acústica de kril e información ambiental satelital. Más importante aún es haberlo logrado durante varias campañas consecutivas; esto permitió generar una serie de tiempo con la que pudimos responder preguntas clave. Chile es uno de los primeros países en lograrlo en la Antártica”, expresa Francisco Santa Cruz, uno de los autores del escrito.

En palabras simples, todo está conectado: la cantidad de hielo marino influye en la productividad primaria oceánica cuando se derrite en primavera-verano y, en consecuencia, existe menor disponibilidad de kril del que se alimentan los pingüinos barbijo. “... Cuando las variaciones ambientales llevan a que los peaks de productividad oceánica cambien en el espacio o tiempo, los pingüinos probablemente no son capaces de mantener las mismas tasas de supervivencia de los pichones. Esto es lo que nuestros resultados indicaron para la colonia que hemos estudiado”, explica el Dr. Lucas Krüger, especialista en aves antárticas.

Para llegar a estas conclusiones, se combinaron diferentes técnicas de muestreo como transectas en la lancha científica del INACH Karpuj, rastreo de pingüinos con dispositivos GPS y sensores de profundidad TDR, además de fotografías aéreas realizadas con dron.

Los resultados preliminares indican que esta población se ha reducido a más de la mitad, siguiendo los valores de reducción que fueron presentados en otro estudio, pero sigue siendo una colonia importante de pingüinos barbijo en las islas Shetland del Sur.

La importancia de las Áreas Marinas Protegidas

Para el Dr. César Cárdenas este estudio es una nueva pieza al puzle del trabajo que efectúan en el Programa de Áreas Marinas Protegidas del INACH y también al monitoreo anual que se realiza en punta Armonía desde 2019. Este tipo de estudios resalta la importancia de proteger la Antártica. “El ambiente está cambiando por lo que es necesario mejorar nuestro conocimiento de cómo se comportan los organismos y cómo son afectados ante los cambios ambientales, los cuales aumentarán en el futuro de acuerdo a las proyecciones de cambio climático”, señala.

Síguenos en

spot_img

Más noticias

Te puede interesar

Últimas noticias