10.1 C
Punta Arenas
viernes, 23/02/24

Depresión y otros trastornos de salud mental son algunas consecuencias de los filtros en las redes sociales

Una práctica frecuente en adolescentes que puede afectar la autoestima.

Las redes sociales se han tomado la comunicación entre las personas, sobre todo entre los adolescentes que pasan cada vez más horas frente a las pantallas. Es en aplicaciones como Instagram o TikTok donde surge un nuevo fenómeno: los filtros de las fotos. Tecnología que permite que los usuarios puedan modificar ciertos aspectos de su físico en las fotos que suben a estas redes sociales. Cambiar el color de ojos, levantar los pómulos, aumentar los labios, broncear la piel o aumentar el tamaño de las pestañas, son algunas de las ideas que ofrecen estas plataformas.

Lo que parece ser un juego entre los jóvenes puede tener un impacto grave en su seguridad y forma de relacionamiento, ya que esta práctica establece un estándar de belleza que no se acerca al de la realidad.

Susana Saravia, psicóloga infanto-juvenil de Clínica Universidad de los Andes explica que, “el uso excesivo de filtros en las fotos tiene distintas consecuencias que podrían generan un efecto negativo en la autoestima de las personas. Puede producir insatisfacción con la imagen corporal, lo que contribuye a la depresión, ansiedad u otros trastornos de salud mental”.

Este problema es muy relevante sobre todo en la adolescencia. Este grupo es más vulnerable, porque además de usar activamente las redes sociales, están construyendo su identidad y se encuentran en un proceso de búsqueda de pertenencia.

“Existe una patología llamada trastorno dismórfico corporal y quienes lo padecen no pueden dejar de pensar en los defectos de su apariencia. Es importante que los papás observen si su hijo está extremadamente preocupado por un defecto físico, si tiene comportamientos rígidos, compara constantemente su imagen con la de los demás o tiene cambios significativos en la alimentación. En esos casos es importante consultar”, explica la especialista.

Susana Saravia entrega algunas recomendaciones para que los padres apoyen a sus hijos:

  1. Conversar sobre los contenidos que publican y preguntarles si usar filtros es una buena alternativa. Se pueden realizar preguntas para que los adolescentes reflexionen. Algunas de ellas pueden ser: ¿esto aporta?, ¿te acerca a la realidad?, ¿es necesario? o ¿te inspira?
  2. Transmitirles que las redes sociales no muestran la realidad tal como es.
  3. Enseñarles a través del ejemplo. Para esto es vital que los padres practiquen las recomendaciones que les dan a sus hijos.
  4. Generar horarios o espacios détox de redes sociales.
  5. Reforzar las cualidades personales y psicológicas de cada uno, para que se validen desde ese ámbito y transmitirles que lo físico no es lo más importante.

Síguenos en

spot_img

Más noticias

Te puede interesar

Últimas noticias