31 de julio de 2022

Vuelta a clases: ¿Cómo evitar el estrés de los niños este segundo semestre?

Dos profesionales entregan recomendaciones para que la salud mental de los estudiantes se mantenga firme y logren llegar a fin de año de la mejor manera.

Tras dos semanas de descanso y dispersión, este lunes los niños, niñas y jóvenes vuelven a clases presenciales. En dicho contexto, ¿Cómo podemos evitar que los niños se estresen?  “Muchas veces, el estrés escolar es mirado en menos y no se le pone la atención que requiere para frenar los efectos a tiempo”, comenta la psicóloga infantil de Clínica Indisa, Andrea Saavedra.

Lo primordial para prevenir y manejar el estrés escolar es mantener un ambiente hogareño y escolar sano; un balance entre descanso, actividad física y tareas, y una nutrición balanceada y en horarios específicos.

En este sentido, la profesora Marianella Flores, de la Facultad de Ciencias de la Educación de la Universidad de Talca, además entregó algunos consejos para que tanto el estudiante, como la familia, comiencen este nuevo semestre escolar.

LEE TAMBIÉN: Mineduc alertó sobre el alto número de inasistencia grave en escolares durante el primer semestre

Gestión de hábitos y rutinas

“En general, eso te permite ordenar y estructurar este inicio de segundo semestre. Por ejemplo, duerme ocho horas, descansa, duerme tranquilo en un lugar idealmente silencioso”.

En este sentido, también es importante el compromiso con el estudio, generando horas determinadas para este y aunque hay que estar pendiente de no sobrecargar a los estudiantes, es importante que exista una responsabilidad diaria y compromiso frente a los quehaceres que les entregan los colegios, así también como, por ejemplo, en el armado de la mochila diaria.

Otro consejo que da la profesora es el encuentro familiar, ya que es ahí donde el estudiante podrá tener la confianza para compartir diariamente sus logros y fracasos. Una rutina que debe estar incorporada en el día a día de la familia.

¿Cómo saber si tu hijo está estresado? Estos son algunos síntomas:

• Agresividad o irritabilidad más allá de lo normal.
• Problemas para dormir.
• Disminución del rendimiento escolar.
• Frecuentes dolores abdominales y/o de cabeza.
• Llanto sin motivo.

Los padres que detectan este problema deben descifrar la causa y, para eso, hay que remitirse a las vivencias de los últimos seis meses, buscando posibles cambios que les hayan afectado.

Hay ciertas cosas con las cuales los padres pueden contribuir con su hijo para que se sienta más tranquilo con este tema:

● Pregúntale cuáles son sus miedos y preocupaciones, y trata de explicarle lo que le pasa.
● Nunca minimices sus emociones.
● Realiza actividades que fortalezcan su autoestima.
● No lo retes por tener ese comportamiento o andar desganado/irritable.
● No uses el castigo, sino los refuerzos positivos.
● Trata de incentivarlo a hacer ejercicio físico.

TEMAS