11 de junio de 2022

Tras el confinamiento, mujeres vuelven a pedir ayuda y a denunciar la violencia intrafamiliar

El encierro que causó el covid-19 conllevó a que muchas convivieran con sus agresores 24/7 con temor a denunciar. Una víctima cuenta cómo logró parar una relación agresiva.

Lucía, como le llamaremos para proteger su identidad tiene 34 años y desde hace siete meses es usuaria del Centro de la Mujer de Punta Arenas. Luego de tener crisis de ansiedad y no poder dormir, producto del maltrato sicológico y físico que llevaba sufriendo durante ocho de los 13 años que duró su relación sentimental, por fin logró romper el silencio y pedir ayuda.

“Principalmente por apoyo familiar y porque el Centro de la Mujer me entregó ayuda psicológica y legal, porque hasta ese momento no había hecho ninguna denuncia (…) De alguna manera me hicieron sentir segura, protegida. Que ante todas estas cosas yo no estaba sola”, recuerda Lucía sobre el momento en que finalmente decidió decirle no más a la violencia.

Ella hace parte de las 266 mujeres que a la fecha reciben atención y apoyo por parte de la institución que el próximo 27 de junio cumple 22 años y está presente en la capital regional y en Puerto Natales.

 
Cifras no reales 

Y aunque las denuncias por violencia intrafamiliar han aumentado este año, los números, cuando se trata de violencia contra la mujer, son muy menores a la realidad, pues como los profesionales de la institución reconocen la mayoría de quienes acuden a ellos no han realizado una denuncia formal contra su agresor.

“La violencia crea traumas y lamentablemente afecta mucho la estima. La mujer siempre intenta aguantar lo más posible hasta que decide no aguantar más y por eso es importante que sepan que pueden acudir aquí cuando lo necesiten”, recalca Sergio Torres Gómez, psicólogo del Centro de la Mujer.

Gabriela Carabante, abogada del Centro de la Mujer asegura que durante los casi dos años más intensos de la pandemia, si bien las cifras a nivel nacional reflejan una baja en denuncias por violencia intrafamiliar, esto se debe en realidad al temor de la mujer a denunciar ya que convivía 24/7 con su agresor. “Ahora pospandemia lo que ha pasado es que ha habido un aumento de denuncia por VIF que se debe a que ya no estamos en confinamiento que favorece para que puedan ir a centros, redes de apoyos tan necesarias para hacer estas denuncias. Es importante fortalecer estas redes de apoyo porque las mujeres tardan hasta 7 años en denunciar”.

La institución durante las fases de la pandemia en las que no se podía atender presencialmente siguió con la atención de los casos vía online o telefónica según fuera el caso.

En el Centro las mujeres reciben atención sicosocial y jurídica para superar la violencia de la que fueron víctimas y lograr empoderarse para salir adelante.

“Es importante denunciar para impedir los actos de violencia intrafamiliar y así poder dar medidas cautelares como la prohibición de acercamiento a la víctima y de sus familiares, y que se llegue a una sanción al agresor”, agrega la abogada Carabante.

 
Romper el silencio

 
Según la última encuesta de violencia contra la mujer en contexto de violencia intrafamiliar realizado en 2020, de las 7.735 mujeres encuestadas entre 15 y 65 años de edad en Chile, el 41 por ciento señalan haber sufrido algún tipo de violencia en su vida.

Lucía hoy logra contar su historia, algo que no lograron las 18 mujeres víctimas de femicidios en lo que va del año en Chile. “Vivir mi vida tranquila, sin temores, sin dar explicaciones, sin sentirme amedrentada. Es un proceso largo es un proceso duro y no fue un día para otro pero de que se puede se puede, buscando las ayudas necesarias se puede siempre salir adelante”, concluye la mujer quien lleva a cabo un proceso judicial en contra de su ex pareja mientras recibe todo el apoyo del Centro.

Por eso si usted es víctima de violencia o conoce de alguien que lo sea, recuerde que puede llamar al 1455, o acudir de manera presencial a los Centros de la Mujer, ubicados en Punta Arenas en José Menéndez 640 y en Puerto Natales en Ignacio Carrera Pinto 676 en donde, sin importar el género u orientación sexual puede recibir ayuda.

TEMAS