Opinión

MAGALLANES, 500 AÑOS CON VALLAS

Nabor García, ex Embajador de España en Chile, país donde está radicado, se ha puesto en campaña para involucrar a la actual representación hispana en los 500 años.

He seguido el tema de cerca, desde varios puntos de vista.

El diplomático: el descubrimiento de Chile por Magallanes no despierta unanimidad a nivel de Portugal y España.

El audiovisual: El contraste es que la película que se filma sobre este acontecimiento histórico, en un largometraje hecho ficción para alcanzar al gran público, tiene lugar en el Atlántico frente a España y Portugal. No navega hacia el sur, ni considera las detenciones de la expedición.

Hechas gestiones por la Patagonia Film Commission ante estaciones de televisión chilenas, ninguna ha reaccionado pues prioriza temas de contingencia, como la versión nacional de House of Cards, Juegos de Poder. Bastaba recoger el libro de Zweig y los apuntes de Antonio Pigaffetta, para armar un guión, atractivo.

Estamos a año y medio de los 500 años de la gesta y una serie o película que requiere un gran presupuesto, está descartada.

El gobierno: La cancillería para no indisponerse con los países involucrados, ha ignorado algunas diligencias realizadas por magallánicos para dar un realce mayúsculo al que podría ser en grado máximo la visita presidencial por un día; nada más.

A  nivel académico: Estamos frente a lo que la recién integrada Patricia Stambuk pueda realizar en la UMAG y que trascienda a otras casas universitarias.

En conclusión: la gran regata del 2010 tuvo mayor preparación previa y entusiasmo que los 500 años del descubrimiento de Chile por el Estrecho de Magallanes.

La carencia no provino de la región, sino del poder central y de las Embajadas involucradas. Todas las gestiones han chocado con la pared de la relatividad.

Algo tan absurdo, como el mérito de llamarse América al continente haya recaído en Vespucio y no en Cristóbal Colón.

Nuestros Programas

Nuestras Redes