9.1 C
Punta Arenas
domingo, 21/04/24

Entre un 30 y 40% de la población presenta algún grado de insomnio o somnolencia en el día

El sueño es un componente clave para mantener un buen estado de salud.

Tener un sueño reparador es importante para la salud del organismo porque las neuronas eliminan los desechos metabólicos o proteínas potencialmente dañinas que se acumulan durante el día y también, es el momento en donde se fijan las memorias sobre lo transcurrido en el día. Por otra parte, el ciclo de sueño y vigilia está relacionado directamente con los ciclos de actividades de múltiples sistemas, los que necesitan un buen estado de salud para su funcionamiento.

El tiempo de sueño necesario para cada persona puede ser variable, pero en general los niños y adolescentes requieren entre 9 a 11 horas de sueño, mientras que en los adultos es de 7 a 8 horas. Este requerimiento también vale para los adultos mayores.

El Dr. Alejandro de Marinis, neurólogo e integrante del Programa de Medicina del Sueño de Clínica Universidad de los Andes, señala que, “basta con dormir menos de seis horas para presentar fallas en la atención, en la memoria o en las capacidades cognitivas, descontrol de impulsos e irritabilidad”.

Debido a estos efectos sobre el sistema nervioso, la falta crónica de sueño aumenta en cuatro veces la posibilidad de sufrir un accidente de tránsito. Además, es un factor de riesgo para presentar enfermedades cardiovasculares, como la hipertensión, el infarto agudo al miocardio e infarto cerebral. Asimismo, facilita la aparición de obesidad, diabetes, déficit inmunológico, cánceres, enfermedades autoinmunes y neurodegenerativas, como Alzheimer.

El Dr. Alejandro de Marinis entrega algunas recomendaciones para tener un sueño adecuado:
• Bajar la actividad dos a tres horas de irse a dormir. Relajarse en un espacio con la menor luz posible que no sea el dormitorio. Se recomienda evitar la exposición directa a pantallas, pero puede verse una película con poca o ninguna luz ambiental
• Evitar el uso de alcohol en la tarde o noche. Si bien el alcohol puede inducir el sueño, hace difícil mantenerlo durante la segunda mitad de la noche
• El tabaco y la cafeína tienen un efecto activante, por lo que no es recomendable utilizarlos desde las 14:00 horas en adelante
• Evitar el ejercicio en la tarde y noche debido a su efecto activante. Es recomendable efectuar ejercicio al despertar con mayor exposición a la luz posible
• Mantener un horario fijo de sueño
• Utilizar el dormitorio principalmente para dormir y manteniendo una temperatura en torno a los 20 grados
• Evitar las siestas, especialmente si existe dificultad para conciliar el sueño

Con respecto a los fármacos, es fundamental evitar a automedicación y consultar a un especialista si existe algún problema de insomnio o somnolencia que se mantenga por más de dos semanas.

Síguenos en

spot_img

Más noticias

Te puede interesar

Últimas noticias