10.1 C
Punta Arenas
viernes, 12/04/24

Mosquito del dengue avanza en Chile: El cambio climático amplía su alcance geográfico

El cambio climático está provocando la expansión de los mosquitos hacia zonas más elevadas y distantes de su hábitat habitual, y este fenómeno también se ha observado en Chile. Ante esta preocupante situación, las autoridades han emitido una alerta para hacer frente a los riesgos sanitarios asociados.

El cambio climático avanza en Chile y con él llegan visitantes indeseados a la zona central del país. Los mosquitos Aedes aegypti y Anopheles pseudopunctipennis, responsables de transmitir enfermedades como el dengue, el virus del Zika y la malaria, están avanzando hacia esta región. Ante esta situación, las autoridades sanitarias han declarado alerta en siete regiones del país: Arica y Parinacota, Tarapacá, Antofagasta, Atacama, Coquimbo, Valparaíso y Metropolitana.

Uno de los mayores riesgos es el dengue, una enfermedad viral presente en alrededor de 100 países según la Organización Mundial de la Salud (OMS). Se estima que cada año causa aproximadamente 22,000 muertes, principalmente en niños.

“La incidencia a nivel mundial ha crecido dramáticamente en las últimas décadas. Se estima que se producen alrededor de 390 millones de infecciones al año y un número mucho mayor de personas está en riesgo potencial de infección. Actualmente, el dengue es endémico en más de 100 países, siendo las Américas una de las regiones con mayor carga mundial de morbilidad”, explica la Dra. María Teresa Solís, académica del Instituto de Ciencias de la Salud de la Universidad de O’Higgins.

El mosquito Aedes aegypti es el principal vector de cuatro virus que han tenido un impacto significativo en la salud pública, como explica la Doctora en Investigación Médica y Salud Internacional. Estos virus son responsables de enfermedades como la fiebre amarilla, el dengue, el chikungunya y el virus del Zika.

“Estos virus tienen altas tasas de mutación, lo que probablemente ha ayudado a su rápida evolución y adaptación para replicarse en diferentes huéspedes. Causan síntomas muy similares en humanos, entre los que se incluyen fiebre alta, que dura de 4 a 14 días, y dolor en las articulaciones. Sin embargo, cada enfermedad puede tener sus particularidades. Por ejemplo, en el caso del dengue, una infección previa aumenta el riesgo de que el individuo desarrolle un cuadro de dengue grave”, aseguró.

Zoonosis y cambio climático

Los expertos han advertido que el cambio climático puede crear condiciones más favorables para la reproducción del vector, “ya que se ha registrado que el mosquito Aedes aegypti podría adaptarse al nuevo entorno y clima. Por ejemplo, ya se ha registrado su presencia en áreas geográficas mayores a 2.000 metros sobre nivel del mar, situación que no era habitual”, indica la Dra. Solís.

Esto es relevante, ya que la transmisión de estas enfermedades depende de diversos factores, como las características de los virus y los vectores, así como factores genéticos y ambientales.

“Entre estos factores son muy importantes la precipitación y humedad, la temperatura ambiental, la urbanización desordenada, la densidad poblacional, la movilidad humana, el inadecuado manejo de residuos sólidos, la insuficiente e inadecuada distribución de agua y algunas prácticas de almacenamiento de agua que favorecen la reproducción del vector, ya que los mosquitos generalmente ponen huevos cerca de agua estancada”, puntualiza la académica UOH.

Ante esta situación, la experta destaca la importancia del conocimiento y la actitud que las comunidades tienen hacia estas enfermedades.

Estrategia de contención

Dado que en la actualidad aún no existe una vacuna para la población general, ni tratamiento específico, las principales acciones para la prevención se enfocan en el control de los mosquitos.

“En muchos países se han utilizado larvicidas e insecticidas, sobre todo en periodos endémicos, sin embargo, se corre el riesgo de generar resistencia a los insecticidas y contribuyen al aumento de la magnitud de futuras epidemias. Esto hace necesario que se implementen estrategias de control con una mirada integral, incluyendo métodos ambientales, biológicos y químicos que sean seguros, rentables y aceptables”, detalla la Doctora.

La experta agrega que se debe enfatizar en la educación, la movilización social y la adhesión pública a dichas recomendaciones, “impulsando a las personas sobre todo a asumir la responsabilidad de manejar adecuadamente las fuentes de acumulación de agua, que es una de las acciones más efectivas”.

Para la Dra. María Teresa Solís la alerta sanitaria decretada por el Ministerio de Salud, debido a la presencia del mosquito Aedes aegypti en el país, “nos permite fortalecer el sistema de vigilancia y adoptar medidas oportunas para el control del mosquito y de los virus, así como la intensificación de acciones si fuera necesario”.

Síguenos en

spot_img

Más noticias

Te puede interesar

Últimas noticias