Noticias

Comparte:
El 8 de noviembre de 1904 Martínez de Hoz negocia tierras patagónicas con firma chilena

Este día, Florencio Martínez de Hoz se presenta como beneficiario de los derechos sobre las tierras concedidas a Francisco Pascasio Moreno, solicitando ubicar en el catastro diez leguas en el valle de Cholila, con el propósito de transferirlas a la empresa chilena Cochamó, que había iniciado gestiones en ese sentido. El predio formaba parte de las tierras concedidas al perito por una ley, votada en agosto de 1903.

“Luego de la ‘Campaña del Desierto’, todas esas tierras del lado argentino, incluyendo las de El Valle Nuevo (hoy El Bolsón), El Hoyo de Epuyén, El Manso, El Foyel y Cholila, las había entregado el gobierno argentino al perito Moreno en reconocimiento a su labor, entre otras cosas por su innegable esfuerzo al frente de la Comisión de Límites. Después de donar tres leguas para la creación de un futuro parque nacional y no poder vender las restantes, el perito transfiere sus derechos a Martínez de Hoz, quien a su vez pretenderá vender parte de ellas a la Compañía Cochamó, que inmediatamente intentará subdividirlas y mensurarlas” (Ernesto Maggiori. Problemas limítrofes a comienzos del Siglo XX, que casi provocan una guerra).

La concesión de tierras que ostentaba Martínez de Hoz “se extendía y pasaba casi la totalidad del camino fronterizo hacia El Manso”.
Las denuncias llevadas a cabo por el maestro Vicente Calderón, residente en Cholila, por la transferencia de tierras a ciudadanos y empresas chilenas, “provocarían que en 1907 la operación quedara totalmente anulada”. Ante la queja de los vecinos, el gobernador de Chubut Julio Lezana “viajó expresamente a la Capital Federal, logrando que se anulara la venta y la posesión quedara sin efecto. Una medida que inmediatamente tranquilizó a los pobladores”.

Esta extranjerización de tierras fronterizas fue denunciada también en una campaña, emprendida por el diario La Nación, contra el riesgo de ser ocupadas por chilenos. No obstante, la penetración de capitales británicos en la zona no ocupaban la misma atención de la familia Mitre. “Estas empresas, que en definitiva también pertenecían a extranjeros, si bien también eran objeto de cuestionamientos por los vecinos debido a las extensiones de tierras que detentaban, como de los desalojos que producían; de estos casos los diarios nacionales nada decían al respecto, la atención estaba centrada específicamente en la Cochamó” (op.cit.).

 

 

Autor : Bernardo Veksler – Diario del Fin del Mundo

Nuestros Programas

Nuestras Redes