3 de junio de 2021

Controversias causó a nivel nacional el proyecto de urgencia enviado por el gobierno sobre el matrimonio Igualitario

La iglesia católica rechazó completamente ese proyecto, mientras que el Movilh aplaudió la medida.

Sin dudas, la noticia del proyecto de carácter urgente que anunció el presidente Sebastián Piñera en su cuenta pública causó asombros a la sociedad chilena, en medio de una baja aprobación nacional y siendo este de un oficialismo conservador, el tratar un tema como el matrimonio igualitario generó controversias en el país.


“La vida, el conocer a mucha gente, el conocer a muchos casos. Esto es una relación de afecto, de amor. Yo pienso que esto no es un tema de izquierda o derecha, ni un tema religioso: los matrimonios religiosos van a seguir siendo entre un hombre y una mujer. Este es un tema de libertad, de elegir a quién uno quiere amar. Es un tema de protección y dignidad de todas las familias. Es un tema de igualdad ante la ley”, sostuvo el Mandatario en entrevista con CNN.


En este contexto, la Conferencia Episcopal de Chile se refirió a través de una declaración pública referente a este proyecto. El Comité Permanente de la institución de la Iglesia Católica chilena, manifestó su rechazo a la iniciativa, señalando que “los que seguimos a Jesucristo como Salvador y Señor y nos guiamos por su enseñanza, sostenemos la certeza de que el matrimonio establecido y querido por Dios es solo entre un varón y una mujer, comunión que gesta vida y fundamenta la familia”.


Continuando con sus fundamentos en contra del anuncio del Presidente, los representantes del episcopado afirmaron -citando el Catecismo de la Iglesia Católica- que “lo que la Iglesia Católica enseña sobre esta materia es claro y conocido: ‘la vocación al matrimonio se inscribe en la naturaleza misma del hombre y de la mujer, según salieron de la mano del Creador’”.


También argumentaron sobre la exhortación apostólica Amoris laetitia, del Papa Francisco, en donde  sostiene que “no existe ningún fundamento para asimilar o establecer analogías, ni siquiera remotas, entre las uniones homosexuales y el designio de Dios sobre el matrimonio y la familia”, y que esto no contradice “la firme convicción de la Iglesia” sobre que “toda persona, independientemente de su tendencia sexual, ha de ser respetada en su dignidad y acogida con respeto, procurando evitar todo signo de discriminación injusta”.


Aplausos desde la otra vereda

Por su parte el Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh) aplaudió la noticia. El organismo destacó lo simbólico de este mes pues “cumpliremos 30 años como organización y conmemoraremos por 22 año consecutivo el Día del Orgullo. Será, quizás, el mes que más recordaremos en el futuro”.


 Además, a través de un comunicado agregaron que:Apuntó que “valoramos este cambio de actitud de Piñera, esperamos que la suma urgencia se ingrese al Parlamento entre hoy y mañana. Especialmente reconocemos y destacamos que Piñera decidiera impulsar el mismo proyecto que nuestra organización elaboró junto a la ex presidenta Michelle Bachelet en el marco de un Acuerdo Solución Amistosa que el Estado y el Movilh firmamos ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH)”, dijo el dirigente del Movilh, Rolando Jiménez.


La iniciativa deberá  ser despachada por cada Cámara en un plazo máximo de 15 días, lo cual para el dirigente del Movilh implica un “gran y esperanzadora señal para las parejas del mismo sexo y para las familias homoparentales que están en completa desigualdad jurídica. Tras 30 años de lucha, estamos cerrando una de de las batallas más importantes para las personas LGBTIQ. Todas las familias tendrán por fin la dignidad que merecen”.


El Movilh aprovechó, por último, de recordar los resultados de la Primera Encuesta Nacional Aplicada a Familias Homoparentales, los cuales explicitan la necesidad del matrimonio igualitario.