6 de marzo de 2021

Trabajadoras informales fueron las más afectadas por la crisis en la Región de Magallanes

Las mujeres de Magallanes y la Antártica Chilena perdieron un 23,9% de ocupación en el peor momento de la crisis, y este indicador aún se encuentra en un 11,3% por debajo de los niveles de 2019.


De acuerdo con los resultados del último Boletín Laboral CEPR, elaborado por la Escuela de Negocios UAI a través de su Centro de Economía y Política Regional (CEPR), en alianza con el Centro de Estudios de Conflicto y Cohesión Social (COES) y con motivo de la conmemoración del Día Internacional de la Mujer, se realizó un análisis comparativo de la caída y recuperación de la ocupación por género. En la Región de Magallanes, las trabajadoras informales fueron las más afectadas por la crisis derivada de la pandemia por COVID-19.


Al observar en detalle los datos, es posible apreciar que la ocupación femenina disminuyó en un 23,9% durante el trimestre AMJ-2020 (abril-mayo-junio), periodo que marcó el peor momento de la crisis en Magallanes. Si bien ellas fueron menos afectadas por la caída de la ocupación en comparación con otras regiones, esta cifra es sin duda muy alta, y muestra el gran impacto que la crisis derivada por la pandemia tuvo en el empleo femenino.


En cuanto a la recuperación de la ocupación femenina, ella aún es muy lenta. De hecho, en el periodo en estudio, ellas muestran un 17,2% menos de ocupación en comparación con el trimestre NDE-2019 (noviembre-diciembre-enero), cifras que muestran que se hace necesario incentivar la reactivación del empleo de las mujeres en la región.


Por otra parte, al observar la caída y recuperación de las trabajadoras de la región según formalidad e informalidad, podemos apreciar que las trabajadoras informales han sido mucho más afectadas por la crisis, llegando a perder cerca del 50% de su empleo en el trimestre AMJ-2020 (abril-mayo-junio).


En el trimestre en estudio, además, se observa que la recuperación de las trabajadoras informales ronda el 70% de la ocupación que tenían hace doce meses, hecho que reitera la necesidad de generar planes que ayuden a las mujeres a volver al mercado laboral, especialmente en el caso de quienes se desempeñan en puestos de trabajo informales.