17 de agosto de 2021

Personas en situación de calle reciben atención médica en Punta Arenas

El programa Ruta Médica cuenta con un médico, una enfermera y  una TEN.

Fue a mediados de junio cuando comenzó la Ruta Médica para personas en situación de calle en la comuna de Punta Arenas. Un programa ejecutado por el Servicio de Salud Magallanes y financiado por el Ministerio de Desarrollo Social y Familia. 


Su objetivo es entregar prestaciones de salud y servicios básicos a estas personas que no cuentan con una red de apoyo familiar; trabajo que realizan cuatro profesionales de la salud: un médico, una enfermera, una TENS y la coordinadora de la Ruta Médica. 


Los profesionales cada lunes, miércoles y viernes a partir de las 17 horas recorren los lugares más incógnitos de la comuna. Saben dónde se encuentran cada uno de los usuarios y si es de encontrarse a una persona en situación de calle dentro del radio urbano de la ciudad, hacen una pausa en su recorrido y le prestan la ayuda necesaria.  


“El propósito de la ruta es visitar a las personas que pernoctan en la calle o en los albergues con servicios básicos de salud: curaciones o tomas de presión. También acudimos a llamados de emergencia que se puedan presentar en cualquier momento”, comentó la coordinadora de la ruta, Karen Alarcón. 


Para el director del Servicio de Salud Magallanes, Nelson Reyes, este programa ha permitido llegar a cada una de las personas que pernoctan en la vía pública o, en los tres hospedajes del Programa Noche Digna, que corresponden a los albergues de calle Magallanes 421, José Miguel Carrera 948 y al Centro de Referencia.


“Tenemos a un grupo de profesionales comprometidos con su labor y que realizan este tipo de atenciones hasta altas horas de la noche, para que cada una de estas personas pueda acceder a una atención de salud digna. Además, de ser necesario puede ser derivado a los Centros de Salud apoyados por nuestros profesionales del SAMU”, explica el director Reyes.

 

Pero más allá de las atenciones, se genera un afecto entre los usuarios. Conversan, se ríen, pero al final le entregan su prestación de salud que, de ser necesario, puede ser derivado a algún Servicio de Urgencia. 



Las prestaciones de los profesionales se realizan tres veces por semana de 17 a 22.30 horas con un cupo de 20 usuarios diarios y un promedio de 120 prestaciones a la semana. 


“Durante este período llevamos más de 120 usuarios inscritos y más de 300 prestaciones en calle. Con la finalidad de mejorarle la calidad de vida y cuidar la salud de todas estas personas”, agrega la trabajadora social. 


La ejecución del año pasado consideró la atención de 135 usuarios, de los cuales 117 fueron hombres y 18 mujeres, efectuándose 15 derivaciones y traslados a centros de salud.