3 de febrero de 2022

Análisis de las cifras actualizadas sobre la pandemia en Chile

Siguen subiendo los contagios un poco más lento, y las regiones tienden a emparejarse.

Columna de opinión

Siguen subiendo los casos pero un poco más lento que la semana pasada. Las regiones con más casos suben más lento e incluso Tarapacá y Magallanes empezaron a bajar. Las con menos casos en cambio siguen subiendo más rápido y la curva de regiones tiende a aplanarse. La que más sube es Los Lagos. Al parecer hay un tope natural en torno a los 1.500 casos activos declarados por habitante, que en realidad son muchos más con los no reportados.

 
La comuna de Santiago supera los 5.000 casos activos, y le sigue Antofagasta con casi 5.000. Muchas comunas superan los 2.000 casos activos, la mayoría en la RM y las otras repartidas en el país. La positividad sigue subiendo sobre el 30%, y los casos positivos asintomáticos son un poco más del 10%.
Loa pacientes UCI siguen subiendo cerca de un 25% semanal, y los mayores de 60 suben más rápido.

 
Los fallecidos suben más rápido, dos tercios más en la semana, y podríamos llegar en una semana a casi 60 fallecidos diarios en promedio. Aunque la letalidad de la Omicron sigue siendo del 0,1%, la gran cantidad de casos hace que la cifra de fallecidos sea preocupante, y va a seguir subiendo al menos dos semanas después de que los casos empiecen a bajar, así que el peak de fallecidos podría ser en marzo.


Las vacunas siguen avanzando muy lento, y claramente hace falta más presión o incentivos para llevar a esos tres millones de rezagados a vacunarse, y luego tomar un ritmo fuerte con la segunda dosis de refuerzo, especialmente para los mayores de 60 que somos los más expuestos a fallecer.


Resumen: Siguen subiendo los contagios un poco más lento, y las regiones tienden a emparejarse. Los pacientes UCI suben moderadamente y los fallecidos suben más rápido, manteniendo la letalidad del 0,1%.
La vacuna sigue siendo de vida o muerte, pero el ritmo de vacunación es cada vez más lento. A vacunarse y empujar a los rezagados, que asuman que pueden morir por porfiados y no les dejen la carga a las familias. A cuidarse y rezar por nuestra Patria.