31 de agosto de 2021

Actores del turismo local expresaron molestia por la aprobación de la Burbuja Verde

Dicen que es un plan egoísta porque los turistas no visitarán Punta Arenas donde tendrían la oportunidad de vender sus productos que desde la pandemia no han podido hacerlo.

Este lunes se dio a conocer la aprobación del Gobierno de implementar en Magallanes el plan Burbuja Verde, que tiene como objetivo que la región sea un canal para los turistas con rumbo a la Antártica. Una noticia que puso contentos a las autoridades, pero no dejó conforme a todos los actores del turismo local.


 "El plan de turismo y que van a llegar los turistas a Punta Arenas, realmente van a pasar de largo, si van a pasar directo a la Antártica, no van a pasar por acá. No entiendo el show que hicieron en la tele anunciando que empezaba el turismo acá en Punta Arenas, y eso no va a ser así", dijo Silvia Quinán, locataria del Centro Artesanal.


Visión que comparten algunas de las pocas locatarias que mantienen sus locales abiertos al público, en el centro artesanal de Punta Arenas, el cual producto de la pandemia, conserva  la mayoría de los puestos cerrados.


“Lamentablemente es un perjuicio muy grande para nosotros que somos artesanos. Necesitamos que la gente recorra, nosotros estamos trabajando desde principio de año, llevamos un año muy difícil donde tuvimos que tener cerrado muchos meses, y ahora necesitamos que la gente venga”, señaló Gloria Díaz, artesana del Centro Artesanal.


En tanto, Doris Araya, también artesana del lugar, apuntó que este plan es "bastante egoísta, porque nosotros somos artesanos y vivimos del turismo. Tienen que ver la miseria que pasamos acá, puedes ver la hora que es, estamos abiertos algunos y casi todos están cerrados porque no vendemos".

 

Situación que se extrapola a distintas áreas dedicadas a la atención de los turistas.


“Muy mal me parece, porque nosotros como personas que estamos para atender al público nos interesa igual que el turista llegue a nosotros, porque con la pandemia tan dura, está un poco lenta, y los turistas llegarían a apoyarnos un poco más a nosotros”, expresó Marcelina Pérez, encargada de la cocinería Don Juan.


Es el sentir, de los sobrevivientes a dos difíciles años, para la industria del turismo en la región, quien primero debió sortear el llamado estallido social, luego la llegada de la pandemia y ahora la angustiosa espera de saber si el turista nacional  será suficiente para continuar con sus puertas abiertas.


Mira la noticia completa acá: