26 de marzo de 2022

En la Antártica científicos lograron rescatar de las aguas valioso aparato de estudio

Un procedimiento que permitirá seguir monitoreando las condiciones ambientales de la zona oeste del continente blanco.

Un equipo multidisciplinario de científicos y logísticos logró recuperar equipamiento clave para el estudio de las condiciones climáticas de la Antártica y que se encontraba instalado frente a la base chilena Yelcho, tras estar más de dos años sumergido debido a la pandemia de Covid-19.

La instalación del anclaje con trampa de sedimentación automática y sensores de monitoreo, a cargo del Centro de Investigación Dinámica de Ecosistemas Marinos de Altas Latitudes (Ideal) de la Universidad Austral de Chile (UACh) se realizó el 13 de febrero del 2020, con el propósito de rescatar los datos entregados por el sistema un año después. 

Debido a las condiciones climáticas de la zona y a la presencia de especies marinas alrededor del equipo instalado, se preveían complicaciones al momento de extraer el equipo. Sin embargo y tras una hora de trabajo intenso, se logró el objetivo principal de recuperar el anclaje.

LEE TAMBIÉN: Con foco en ampliar el acceso a la información científica avanza proyecto Nodo Ciencia Austral

El rescate se realizó a bordo de la embarcación Hugo Moyano, a cargo del Dr. Eduardo Menschel y con el apoyo de los logísticos Jorge Reyes e Iván Alarcón, además de la colaboración del equipo de base del Instituto Antártico Chileno (Inach) en Yelcho. En el procedimiento también participaron los investigadores del Centro IDEAL, Carla Mellado y Emilio Alarcón.

Una vez extraída la información del anclaje, el equipo logístico volvió a instalar el equipo en el fondo de bahía Sur, en Isla Doumer, con nuevos frascos para la trampa de sedimento y sensores para el monitoreo.

LEE TAMBIÉN: La importancia del plancton microbiano en la Antártica

LEE TAMBIÉN: Tras 107 años de naufragio, hallan en la Antártica al mítico barco "Endurance"

La trampa de sedimentación automática permitirá estimar el flujo de carbono exportado desde aguas superficiales a aguas subsuperficiales dentro de la bahía. A su vez, los sensores instalados en la línea de anclaje permitirán estudiar la variabilidad temporal de temperatura y conductividad de la columna de agua.

TEMAS