11 de septiembre de 2022

Lana a bajo valor: pequeños ganaderos de Indap anhelan una mejora de los precios por su trabajo

Algunos mantienen fardos de dos años a la espera de que mejore la oferta.

La pandemia bajó precios, paralizó ventas y afectó directamente la realidad de los cerca de 23 usuarios ganaderos que asesora Indap en Tierra del Fuego. Los productores de lana aseveran que el valor del fardo no condice con el trabajo y costos que demandan las faenas. Aun así, están optimistas de un alza. Se trata de un grupo que maneja cerca de 26 mil ovejas madres en total.

“El mercado lanero ha tenido sus complicaciones. Nos hemos preparado y tenemos una lana fina de 25 a 26 micras, en cruzas de carnero merino con corriedale (y viceversa). Se trata de una lana que fue bien vendible en el pasado. Esperamos una buena acogida este año”, dijo Luis Gallardo, que junto a su padre, iniciaron la esquila de preparto, en la parcela Martín Fierro, en el sector de Gente Grande, Tierra del Fuego.

Cada fardo de lana pesa cerca de 200 kilos y el último precio vigente llegó a los 2 dólares el kilo de base limpia.

LEE TAMBIÉN: Alza de precios: más de un 50% de diferencia tienen los huevos regionales respecto a los nacionales

La demanda por esquila preparto aumentó este año, tras la baja sostenida de lo que significó la pandemia y las restricciones de movilidad. “Hoy, tenemos mucha demanda, cobramos cerca de 700 pesos por oveja esquilada y tardamos cerca de dos minutos como máximo en cada una”, explicó Jorge Andrade, experto en esquila de Tierra del Fuego, parte de su aprendizaje lo realizó en Nueva Zelanda.

Fardos guardados a la espera de la venta

Mario Vera, ganadero del sector Gente Grande, ubicado a 20 kilómetros al norte de Porvenir, en Tierra del Fuego, declara que tiene fardos guardados de la temporada anterior. “Está difícil la cosa, hace rato hay problemas. Dos o tres años que no he vendido. Pero esto se va a tener que recuperar. Gracias a Dios que ha estado bueno el precio de la carne de cordero, y tengo forraje para mis animales y para vender el excedente, con eso se arregla uno bastante”, precisó.

Y es que Mario Vera, junto a Enrique Cuevas son pioneros en la siembra de alfalfa, avena y hoy nabo forrajero, para alimentar a los animales durante el invierno, mejorar las praderas y combatir la maleza pilosella o vellosilla (Hieracium pilosella).

LEE TAMBIÉN: Nuevo convenio busca potenciar la conservación y desarrollo turístico sostenible en la Ruta de los Parques de la Patagonia

Por su parte, el director regional (s) de Indap, Gabriel Zegers, señaló la importancia de trabajar en generar instancias de asociatividad, que permitan negociar y conseguir mejores precios en el futuro. “Hay que trabajar el tema de manera coordinada, aprendiendo de los errores y buscando soluciones entre todos. Existe la experiencia local y nacional en cooperativismo, y si la necesidad existe, se evaluará caso a caso en coordinación con otros servicios públicos”.

Mira la noticia completa acá:



TEMAS