Dato Útil

Comparte:
Consejos para cuidar a los animales de los fuegos artificiales

Hoy se realizarán los tradicionales fuegos artificiales en nuestra ciudad para cerrar las jornadas del Carnaval de Invierno 2018. Para los humanos es entretenido, pero los animales y mascotas en general sufren con los ruidos estruendosos de este tipo.

En una entrevista en la Radio BioBio, en el programa “Podría ser Peor”, la veterinaria del Buin Zoo, Rocío Lagos, señaló que “los que más sufren son ellos, tienen una mayor audición. Lo que nosotros escuchamos, para los animales es 10 veces más“.

“Los animales que están solos, sin sus dueños, son los que más sufren, porque no se sienten seguros, tienden a escaparse. Eso nos lleva a otros hechos, como atropellos, que los animales se pierden. Va mucho más allá del susto del momento”, añadió.

La especialista explicó que tanto gatos como perros se estresan por igual con los fuegos artificiales, aunque el primero “no lo demuestra como lo demuestra el perro”.

“No es lo mejor llegar y tranquilizarlo con algo que no va a saber, no sabe la dosis y, si es la primera vez que lo das, no sabes cómo va a responder. Hay perros que no se le pueden recomendar sedantes”, añadió.

Asimismo, Lagos recomendó no amarrar a las mascotas, ya que “se pueden ahorcar, otros se pueden enredar, se pueden hacer daño por el roce de las correas. Tenerlo amarrado es mucho más estrés”.

“Lo ideal es no tener este tipo de bulla, lo cual es muy complicado. Uno lo encuentra bonito, pero hay que darse cuenta que, los que tenemos mascotas, tenemos otras responsabilidades porque son parte de la familia, es como si a tus hijos de dan miedo los fuegos artificiales, no los llevas a verlos”, sentenció.

Perro

¿Qué hacer con tu mascota en los fuegos artificiales?

La especialista Carmen Luz Barrios, Médico Veterinario y académica de la Universidad Mayor y Directora Clínica del Centro Integral de Comportamiento Animal (CICAN), recomienda empatizar con las mascotas y entender que éstas, simplemente, no lo pasan bien con los fuegos artificiales, lo que hace fundamental el poder entregarles las condiciones de confort adecuadas para este tipo de celebraciones. Para ello, preste atención a los siguientes consejos:

1.- Zona de confort. Un primer aspecto que resulta de vital importancia es diseñar o construir una zona de seguridad para el perro ya que encontrarse con un patio pelado podría ser aún más complicado para ellos.

“Si el perro va a estar afuera lo ideal es que tenga un lugar donde pueda refugiarse y que tenga agua, comida y algo donde acomodarse. Si el perro va a estar adentro, lo ideal sería que estuviera en una habitación lo más alejada posible, con música relajante y los mismos elementos antes mencionados”, señaló la académica.

2.- No retarlos. Si una mascota lo pasa mal con los fuegos de artificio, podría pasarlo aún peor si la persona encargada de darle protección, o cariño, comienza a retarla. Por lo tanto, la empatía será un valor clave.

“En estos casos es común que las mascotas traten de entrar a las casas como sea, y que en el trayecto puedan causar algún daño. En esos casos es importante entender que ellos están pasándolo mal y que retarlos no va a contribuir en nada. Lo mejor es tener en cuenta esta situación desde antes y estar preparados”.

3.- Evitar la sobreprotección. Así como es malo retar a las mascotas cuando están desesperadas, tratarlas como niños y acurrucarlas tampoco podría ser beneficioso para su comportamiento. “Hay que evitar también esto de reforzarles el miedo apapachándolos como niños. Lo ideal es permanecer calmados y permitirles refugiarse, que es lo que ellos necesitan”, explicó Barrios.

4.- Utilizar feromonas o consultar con un especialista. Si bien las medidas anteriores deberían bastar para controlar el miedo y la desesperación de un perro ante los festejos de Año Nuevo. La académica de la U. Mayor señaló que hay algunas mascotas que presentan reacciones desmedidas que obligan a tomar medidas mayores.

En ese sentido, un método no invasivo y fácil de adquirir en un “petshop” son las feromonas, las que se pueden comprar en distintos formatos y que “son sustancias químicas de apaciguamiento canino que resultan sumamente útiles para estos casos. En el mercado pueden encontrar difusores, rociadores y collares, los que van entre 20 mil y 30 mil pesos”, apuntó.

En casos más graves, donde los perros atraviesan ventanas o muestran un miedo patológico a los ruidos fuertes, la académica recomienda visitar a un etólogo clínico e iniciar un tratamiento no sólo paliativo, sino de más largo plazo.

 

Fuente: Radio BioBio – Mestizos Magazine

Nuestros Programas

Nuestras Redes