ITV Patagonia

Noticias

_103380851_antarctica_hospital
Comparte:
La helada Villa Las Estrellas en la que no puedes vivir sin quitarte el apéndice

 

Richard Fisher BBC News

 

 

Imagínate que,para poder vivir en tu ciudad natal, tuvieras que someterte a una cirugía para que te quitaran el apéndice aunque no te ha causado ningún problema. Y no solo tú: toda tu familia debe hacer lo mismo.

Esa es la única opción para los residentes a largo plazo, incluso los niños, de Villas Las Estrellas, uno de los pocos asentamientos en la Antártica donde algunas personas viven durante años en lugar de semanas o meses.

La eliminación del apéndice es una precaución necesaria para las pocas personas que permanecen a largo plazo, porque el hospital principal más cercano se encuentra a más de 1.000 km de distancia, más allá de la isla King George y al otro lado del helado Océano Austral.

En la base misma solo hay unos pocos médicos, y ninguno se especializa en cirugía.

Al llegar, un cartel de bienvenida y un pilar de flechas que apuntan a ciudades lejanas te recuerdan cuán lejos está la civilización: “Pekín: 17.501 km”.

Una pista de gravilla cercana es la ruta principal de entrada y salida. Es ahí donde aterrizas o decolas, sentado en camillas convertidas en asientos dentro de un Lockheed C-130 Hercules, un enorme avión de transporte militar.

Durante el vuelo desde el extremo sur de Chile, lo único que ves por las diminutas ventanas del avión son cientos de millas de océano frío y oscuro, en el que la muerte llegaría en cuestión de minutos.

Cuando BBC Future visitó el lugar en enero, las bolas de granizo horizontales que caían en ese día de verano antártico te golpeaban la cara desde que la asomabas al atravesar la puerta del avión.

Cerca de allí se veían las básicas edificaciones del asentamiento aferradas a la roca, y tuberías entre ellas.

Y había unos fuertes olores difíciles de evitar en algunos lugares: una mezcla de gases de escape y baños químicos.

Adentro de las edificaciones, sin embargo, es acogedor. En las paredes hay objetos conmemorativos y fotos de expediciones pasadas y visitantes; hay incluso una placa que marca la visita del físico Stephen Hawking.

Vida familiar

Sergio Cubillos Alvarado es el comandante chileno de la base de la fuerza aérea Presidente Eduardo Frei Montalva.

Alvarado, su esposa y su hijo llevan viviendo en Villa Las Estrellas por más de dos años. Su familia vuela de vez en cuando a Chile, pero él ha permanecido allí todo el tiempo.

El clima, obviamente, puede ser difícil.

“Este invierno no pudimos salir de nuestra casa por semanas”, dice Alvarado. “La temperatura era de -47ºC (-52ºF)”.

Sin embargo, Alvarado dice que su familia se adapta y disfruta la aventura de estar allí. Una de las películas favoritas de su hijo es “Happy Feet“, la historia de un pingüino antártico.

Y él, ¿disfruta de la vida en Villas Las Estrellas? “¡Sí, pero eso es porque soy el comandante!”, responde riéndose.

Hay otros que también trabajan aquí con sus parejas, como el médico base chileno.

Lo que no es recomendable —al menos para quienes sirven en el ejército— es un embarazo, porque sería demasiado arriesgado.

El regreso

De vuelta en la parte continental de Chile, el sol brilla mientras el C-130 Hércules apaga sus motores.

A medida que el bus viaja de regreso a Punta Arenas, la ciudad más austral de Chile, el color que predomina es el verde.

Las flores, la hierba y los árboles son un espectáculo tan familiar para la mayoría de la gente del mundo; sin embargo, para los residentes de Villas Las Estrellas, los colores vibrantes del continente quedan en el olvido bajo la paleta de su paisaje cotidiano: negro, gris y blanco.

Pero, aunque las condiciones pueden ser difíciles, los residentes a largo plazo de la Antártica experimentan una vida única en el extremo del mundo que pocas personas conocerán jamás… aunque sin su apéndice, por supuesto.

 

Nuestros Programas

Nuestras Redes