ITV Patagonia

Noticias

201804121030270d8f7421054ef97f4eef1a71667f22c9
Comparte:
El 13 de abril de 1715 Se produce el primer encuentro entre europeos y canoeros

Alrededor de esta fecha, se produce el primer encuentro entre europeos y canoeros. “M. Hyades, dice que existe en el depósito de los mapas y planos de la Marina de París, un documento, según el cual el primer navegante que tuvo relación con esta tribu ha sido un marino francés, el capitán Joachim dÁrquistade”, quien “en la bahía de Orange apercibió en varios puntos de la costa la humareda de los fuegos encendidos por los indios. Bajando a tierra con seis de sus oficiales, fue recibido por 17 indígenas, entre los cuales pasó unos días, observando sus costumbres y estudiando el país” (Roberto Dabbene. Un viaje a la Tierra del Fuego).
El explorador francés evaluó que entonces el pueblo yámana no parecía muy numeroso, “pues todo el tiempo que navegó por el archipiélago del Cabo de Hornos, no vio a otros más que los nombrados”.
No había comenzado aún el período crítico de supervivencia de este pueblo milenario, que se desató con la masiva depredación de lobos marinos realizada en el siglo XIX por marinos europeos y norteamericanos. El lobo marino constituía la principal fuente alimenticia, que los yámana cazaban cuando circulaba por el Beagle y otros canales australes. La crisis alimentaria se disparó antes de que se produjera el contacto físico con los europeos, dado que las loberías asoladas se encontraban en islas alejadas de las costas fueguinas.
La exitosa estrategia milenaria de supervivencia perdió sustento y no lograron una alternativa a tiempo para desenvolver su subsistencia. La redefinición de su fuente alimenticia no encontró sustitutos calóricos suficientes y comenzó la decadencia del pueblo canoero.
El espacio que recorrían en sus migraciones, según el relato de los misioneros anglicanos, en la segunda mitad del siglo XIX, “tenía por límites, al Sur el Cabo de Hornos; al Norte, las costas del canal de Beagle; al Este, la costa oriental de Navarino con las islas vecinas y al Oeste, el archipiélago que se extiende hasta la isla Basket”.
Las estimaciones de la cantidad de individuos que integraban el pueblo yámana fueron todas realizadas cuando se desencadenó su decadencia. Fitz Roy calculó unos quinientos, en tanto que Tomas Bridges estimó en tres mil. Pero, en un censo efectuado en 1884, contabilizaron un millar de individuos.
La zona del Beagle fue considerada como la de mayor densidad humana de la Patagonia, antes de la oleada colonizadora.

Autor : Bernardo Veksler  – Diario del Fin del Mundo

Nuestros Programas

Nuestras Redes